domingo, julio 14, 2024

¡Oh San Martín, hermano mío, escúchame!
Consuélame en mis preocupaciones y preocupaciones.
Socórreme en mis peligros y mis desgracias.
Protégeme de mis debilidades y tentaciones.
Ayúdame en mis enfermedades y dolencias;
Por la gracia recibida de Dios, por vuestra gran bondad,
por la gran ayuda que disteis siempre a los demás.
Continúa leyendo la oración
¡Oh mi hermano benévolo y misericordioso!, ¡escúchame!:
en el dolor de mi pobreza, consuélame,
en la tristeza de mi desdicha, sálvame,
en mis cargas, penas y depresión, protégeme,
en mis problemas afectivos y relacionales, ayúdame,
bendito San Martín ruega que el Señor misericordioso
me ayude en lo que hoy me causa tanto dolor:
(hacer la oración en la fe y en la esperanza).
Maravilloso San Martín de Porres, con confianza acudí a ti,
ante ti deposité mis sinceros deseos,
por tu gran corazón, que siempre está dispuesto a dar sin recibir,
por tu inmensa caridad, que demostraste
y
merecido honor que gozas hoy en el cielo,
dame tu protección y con especial ánimo
ayúdame a lograr lo que te pedí con esperanza.
Venerable hermano Fray Martín, amado apóstol de la fe,
protector de la paz, padre de los pobres y de los enfermos,
que caminaste firme por la salvación de las almas,
sabes imitar tu fidelidad al Señor,
ahora y siempre , con tu ejemplo,
enséñame a tomar mi cruz cada día, a no desesperarme,
a ser más generoso con mis compañeros,
a amar a todas las criaturas como tú,
a no apartarme de las enseñanzas del evangelio,
ser buena persona, justa, paciente, sincera y altruista,
y sobre todo obtener para mí la gracia divina y el resplandor del cielo.
Amén.
Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Avemarías.
Oh Dios misericordioso, Padre bueno y misericordioso,
que nos diste, como el bienaventurado hermano Martín,
ejemplo perfecto de humildad, muerte y amor;
y no su condición, sino la fidelidad con que sirvió,
exaltasteis, hasta honrarle en vuestro Reino,
en coros angelicales!
Míranos con misericordia y haznos sentir tu poderosa intercesión.
San Martín «bueno», «humilde», «caritativo»,
vivió sólo para Ti y sacrificó el amor por las personas,
y Tú, por medio de este santo, nos testificaste de Tu bondad
y les ayudaste diligentemente. los más pobres;
Hizo y hará en vuestro nombre y en vuestro honor
muchos milagros para los demás.
de la aflicción que me aflige y de la necesidad que me rodea,
por medio de este santo apóstol del amor,
me hace recibir el consuelo que busco en mis dolores,
y da abundantes bendiciones a mi vida.
Señor supremo de toda la creación,
te pido por tu honra y salvación de las almas.
Así sea.
La oración con oraciones se hace tres días seguidos.
Según el Papa Juan XXII, San Martín de Porres no es un santo para una nación, sino para el mundo entero. Como miembro de la orden de los dominicos, se entregó a Dios con amor puro y sin medida. Con humildad, obediencia y fortaleza puedo soportar la humillación, la envidia y la incomprensión. La gente lo amaba tanto que lo apodaron Martin Good y Martin Charity.
Dedicó su vida a curar a los enfermos, a dar alimento, vestido y consuelo a los marginados ya ayudar a los pobres. A lo largo de su vida realizó constantemente diversos milagros, los méritos recibidos por su intercesión son innumerables, por lo que ahora acude a todo tipo de problemas y necesidades. Su fiesta se celebra el 3 de noviembre.

Tags:

0 Comments

Leave a Comment